Oda a los bichitos

Erase una vez una mosca que iba volando sobre un rosal y al dirigir su mirada hacia abajo, vio la rosa más hermosa que había visto en su vida; sin perder tiempo, bajó hasta ella y se posó sobre sus pétalos terciopelo sintiendo alegría en sus patas. La rosa sorprendida quiso sacudirse a la fea mosca, pero ésta se agarró fuerte y empezó a entonar una canción. La rosa se enamoró de la voz acaramelada de la mosca, y desde ese día, la mosca vive entre los pétalos de la rosa más roja y hermosa del rosal…

_MG_1687

Escondidos bajo el seno de una flor, unos zancudos se aman con locura…

_MG_1724

“¿Cómo se verá el mundo cuando se es tan pequeño como una mariquita?”, se preguntó la fotógrafa que a primera vista se enamoró de estos coloridos animalitos. Ella, mientras les tomaba fotos, les componía sonetos y les cantaba a sus nuevos amigos.

_MG_2333 _MG_2345

“No puedo ser tan letal como dicen”, alega la abeja mientras succiona toda la miel de las flores que visita.

_MG_0820 DSC06324

Anuncios